sábado, 6 de noviembre de 2010

relaciones en la mitad de la vida

RELACIONES EN LA MITAD DE VIDA
Para la mayoría de las personas de mediana edad las relaciones con los demás son muy importantes
Teorías del contacto social
Teoría de la caravana social: teoría propuesta por Kahn y Antonucci que sostiene que la gente se mueve por la vida rodeada por círculos  concéntricos de relaciones íntimas de las que depende para obtener ayuda, bienestar y apoyo social.
Las características de la persona, aunadas a las peculiaridades de su situación, influyen en el tamaño y la composición de la caravana o red de apoyo, la cantidad y tipos de apoyo social y la satisfacción derivada de dicho apoyo. Todos estos factores contribuyen a la salud y el bienestar.
En los países industrializados las personas de mediana edad suelen tener las caravanas más grandes debido a que es probable que estén casadas, que tengan hijos, que sus padres vivan y que estén en la fuerza de trabajo a menos que se hayan retirado temprano.
Las caravanas de las mujeres, en particular el círculo interno, suelen ser más grandes que las de los hombres.

Teoría de la selectividad socioemocional: teoría propuesta por Carstensen que indica que la gente selecciona los contactos sociales con base en la cambiante importancia relativa de la interacción social como fuente de información, como ayuda para desarrollar y mantener el auto concepto, y como fuente de bienestar emocional.
De acuerdo con Carstensen, la interacción social tiene 3 metas principales:
1)      Es una fuente de información
2)      Ayuda a desarrollar y mantener un sentido de sí mismo
3)      Es una fuente de placer y confort o de bienestar emocional
En la infancia, la tercera meta, es primordial.
Las personas de mediana edad buscan cada vez más a quienes les hacen sentir bien.
RELACIONES, GÉNERO Y CALIDAD DE VIDA
Para la mayoría de los adultos de mediana edad, las relaciones son la llave más importante del bienestar y pueden ser una fuente importante de salud y satisfacción. De acuerdo con dos encuestas nacionales, tener una pareja y gozar de buena salud son los factores más importantes para el bienestar de las mujeres en sus cincuenta. Tener o no tener hijos marcaba poca diferencia. Las menos felices, más solitarias y deprimidas eran madres solteras, divorciadas o viudas. Sin embargo, las relaciones también generan exigencias estresantes.
Este estrés puede explicar por qué las mujeres de mediana edad son muy susceptibles a la depresión y a otros problemas de salud mental.
RELACIONES CONSENSUALES
Los matrimonios, las cohabitaciones, las uniones homosexuales y las amistades por lo general involucran a dos personas de la misma generación que se eligieron mutuamente. 

Matrimonio
El matrimonio es muy distinto de lo que solía ser. El patrón más común era que los matrimonios terminaran por la muerte de uno de los cónyuges y que el sobreviviente volviera a casarse. La gente tenía muchos hijos y esperaba que vivieran en casa hasta que se casaran.



En la actualidad, mas matrimonios terminan en divorcio, pero las parejas que permanecen juntas pueden esperar pasar 20 o más años de matrimonio después de que el ultimo hijo deja el hogar. La satisfacción marital por lo general toca fondo al principio de la edad media, cuando muchas parejas tienen hijos adolescentes y están muy ocupadas con sus carreras. Por lo general, la satisfacción alcanza su punto más importante cuando los hijos crecieron. 

Cohabitación
¿Las personas que cohabitan recogen las mismas recompensas que las personas casadas? Un estudio sugiere que la respuesta, al menos para los hombres, es negativa. Entre 18 598 estadounidenses mayores de 50 años, los hombres que cohabitaban eran más propensos a la depresión que sus contrapartes casadas, incluso cuando se controlaban variables como salud física, apoyo social y recursos económicos.
La probabilidad de depresión era casi la misma entre los hombres que cohabitaban y los que no tenían pareja: viudos, divorciados, separados y hombres que no se habían casado nunca.
Divorcio
Para las personas que se divorcian en la mitad de la vida, cuando se suponían que su vida estaba resuelta, la ruptura puede ser traumática.
El  divorcio en la mitad de la vida parece ser especialmente difícil para las mujeres, quienes a cualquier edad sufren más efectos negativos del divorcio que los hombres.
Los matrimonios de mucho tiempo son menos propensos a la ruptura que los más recientes porque como pareja que permanece junta construyen un capital matrimonial.
Capital matrimonial: beneficios financieros y emocionales construidos durante un matrimonio de mucho tiempo, que suelen mantener junta a una pareja.
Los divorciados de mediana edad, en especial las mujeres, que no vuelven a casarse suelen tener menor seguridad financiera que quienes permanecen casados y es posible que tengan que trabajar, quizá por primera vez.
La pérdida de seguridad financiera es una preocupación importante de las personas en sus cuarenta que se divorcian y necesitan demostrar que pueden continuar con sus vidas.
¿Por qué se divorcia la gente de mediana edad? La razón principal aducida por los participantes en la AARP (American Association of Retired Persons) era el abuso – verbal, emocional o físico – por parte de la pareja. Otras razones frecuentes eran las diferencias entre los valores o estilos de vida, la infidelidad, el abuso del alcohol o las drogas y el simple desamor.
Es posible que el divorcio esa menos amenazante para el bienestar en la edad media que en la adultez temprana. 

ESTADO CIVIL, BIENESTAR Y SALUD
El matrimonio ofrece beneficios importantes, apoyo social, estimulación de las conductas que promueven la salud y recursos socioeconómicos.
En la muestra del estudio MIDUS, el matrimonio favorecía por igual el bienestar de hombres y mujeres, pero la soltería parecía ser una carga emocional mayor para los hombres de mediana edad, quienes solían mostrarse más ansiosos, tristes o inquietos y menos generativos que sus contrapartes más jóvenes.
Relaciones gays y lésbicas
Las gays y las lesbianas que ahora están en la edad media crecieron en una época en la que la homosexualidad se consideraba una enfermedad mental y quienes la practicaban eran aislados no sólo de la comunidad mayor sino también entre sí.
El momento en que se acepta la homosexualidad puede influir en otros aspectos del desarrollo. Algunos gays y lesbianas de mediana edad pueden estar asociando y estableciendo relaciones de manera abierta por primera vez. Muchos todavía intentan resolver los conflictos con los padres y otros familiares.
Los hombres gay que no aceptan su homosexualidad sino hasta la mitad de la vida pasan a menudo por una búsqueda prolongada de la identidad, marcada por la culpa, el secreto, el matrimonio heterosexual y relaciones conflictivas con ambos sexos.
Los que reconocen y aceptan su orientación sexual en un momento temprano de la vida suelen cruzar barreras raciales, socioeconómicas y de edad dentro de la comunidad gay.
Es más probable que las lesbianas reciban apoyo emocional de otras amigas lesbianas, amantes e incluso ex amantes que de sus parientes. Los hombres gay dependen de redes de amistades o parientes ficticios que crean y mantienen activamente.
 Amistades
Las redes sociales suelen reducirse e incrementar su nivel de intimidad en la mitad de la vida. Las amistades persisten y son una fuente importante de apoyo emocional y bienestar, en especial para las mujeres.
Las amistades suelen girar alrededor del trabajo y la crianza; otras se basan en los contactos en el vecindario o en asociación con organizaciones de voluntariado.
Los adultos recurren a los amigos para recibir apoyo emocional, orientación práctica, consuelo, compañía, y conversación.




RELACIONES CON LOS HIJOS MADUROS
La paternidad es un proceso de dejar ir que por lo regular se aproxima o alcanza su punto culminante durante la edad media de los padres.
En la actualidad, las familias son diversas y complejas. Cada vez son mas los padres de mediana edad que tienen que lidiar con el hecho de que su hijo adulto siga viviendo en el hogar familiar o que lo deje sólo para regresar. Una cosa no ha cambiado: el bienestar de los padres suele depender de cómo les vaya a sus hijos. Por fortuna, la relación entre padres e hijos suele mejorar con la edad. 

Hijos adolescentes: problemas para los padres
Crisis emocionales – adolescencia y mitad de la vida- suelen vivir en la misma casa.

 Los adultos de mediana edad son los padres de hijos  adolescentes. Al mismo tiempo que lidian con sus propias preocupaciones, los padres tienen que enfrentarse cada dia con jóvenes que están pasando por grandes cambios físicos, emocionales y sociales.
Una tarea importante para los padres es aceptar a sus hijos maduros como son, no como esperaban que fueran.
Cuando los hijos se van: el nido vacío
Nido vacío: fase de transición de la crianza que sigue a la partida del hogar del último hijo.
Para algunas mujeres el nido vacío puede traer alivio de que Gutmann  llamó la “emergencia crónica de la maternidad” pueden perseguir sus propios intereses mientras disfrutan de los logros de sus hijos mayores.
Los efectos del nido vacío en el matrimonio dependen de su calidad y duración. El nido vacío puede ser más difícil para las parejas cuya identidad depende de su papel como padres o para las que ahora deben enfrentar problemas matrimoniales que antes habían hecho a un lado bajo la presión de las responsabilidades parentales.
El nido vacío es una transición a una nueva etapa: la relación entre los padres y sus hijos adultos.
La crianza de los hijos mayores
El papel en la mitad de la vida de un padre de adultos tempranos genera nuevos problemas y requiere nuevas actitudes y conductas de parte de ambas generaciones.
La mayoría de los adultos tempranos y sus padres de mediana edad disfrutan de la mutua compañía y se llevan bien.
La crianza prolongada: el nido abarrotado
Cada vez son más los hijos adultos que postergan su partida de casa hasta los 28 o 29 años o más, un fenómeno llamado incapacidad para independizarse. Además el síndrome de la puerta giratoria, llamado a veces fenómeno del bumerán, se ha vuelto más común, en especial en hombres.
Síndrome de la puerta giratoria: tendencia de los adultos tempranos que han dejado el hogar a regresar a la casa de sus padres en los momentos de problemas financieros, matrimoniales o de otro tipo.
La autonomía de un hijo adulto es una señal de éxito de los padres. La postergación de la partida del nido de un hijo mayor o su regreso al mismo, puede producir estrés en la familia. Los padres y los hijos adultos suelen llevarse mejor cuando éstos tienen un empleo y viven por su cuenta
OTROS VINCULOS DE PARENTESCO
Relaciones con los padres ancianos
Muchas personas de mediana edad ven a sus padres de manera mas objetiva que antes, como individuos con virtudes y defectos.
Un dia, un adulto de mediana edad puede examinar a su madre o a su padre y ver a una persona anciana que quizá necesite del cuidado de una hija o un contacto y ayuda mutua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada